Siente el Corpus Christi

Celebramos la adoración del Santísimo Sacramento, reconociendo la presencia viva de Jesús en el pan y el vino que fueron consagrados.

Pero hay otra realidad sobre este Santísimo Sacramento, si escuchamos con cuidado las escrituras, descubrimos que no sólo son aquellos elementos del pan y vino transformados en el cuerpo y la sangre de Cristo, sino también la comunidad de discípulos, que somos transformados en el cuerpo y la sangre de Cristo. Nos hacemos Jesús vivo, presente en nuestro mundo.