Segundo Domingo de Adviento: Ponte en camino

Es necesario activar nuestro GPS, ubicarnos, reflexionar sobre dónde estamos  y nuestro destino. Adentrarnos en nuestro interior es un fin en sí mismo.